Talleres

Crecimiento Personal y Constelaciones Familiares.


Por crecimiento personal se entiende la actualización de las potencialidades humanas (psicológicas y espirituales) que la persona puede hacer más allá de su desarrollo natural en función de la edad. Con el trabajo de crecimiento personal la persona aumenta sus posibilidades de pensar, sentir y actuar de una manera saludable y plena. Básicamente Conocerse a sí mismo, con honestidad, ubicando virtudes y defectos. El trabajar en desarrollar nuestras capacidades personales nos permite

  • Evaluar que se quiere conservarse, mejorar o cambiar, y ubicar las herramientas para hacerlo.
  • Librarse de los obstáculos interiores y exteriores que alguna vez o de alguna manera impidan el buen desempeño de las diferentes áreas de nuestra vida.
  • Ser quien se quiere ser; donde el pensar, el sentir y el actuar sean una unidad coherente o guardar relación con la actitud personal y responsabilidad.

Adicionalmente también podemos hacer el trabajo  formal de  terapia más enfocado a resolver problemas puntuales concretos permitiendo de esta manera tomar conciencia de aquellas dinámicas y vinculaciones ocultas que nos impiden sanar nuestra vida y relaciones.

Se podría decir que la terapia ayuda a ordenar algo que está desordenado, es decir, es el paso de la desorganización a la organización, del caos al equilibrio, mientras que el crecimiento personal trata de llegar a la plenitud, es decir, una vez que ya se tiene la organización y el equilibrio,  desarrollar la propia capacidad para el gozo, la vitalidad y la creatividad.

Ambas actividades se complementan convirtiendo el trabajo de desarrollo personal y la terapia en actividades hermanas, razón por la cual durante todo el año y en distintos recintos facilito talleres, cursos  y conferencias de crecimiento personal y constelaciones familiares, orientadas a crear para nosotros mismos vidas más plenas, armónicas y prosperas.

 

COMO ELEGIMOS PAREJA

Toda relación, toda aproximación a otra persona requiere una carga energética y una intención clara. Identificar el tipo de relaciones en las que nos involucramos,  y el porqué de esas elecciones, es el primer paso para crear un cambio favorable en la manera como establecemos y desarrollamos relaciones

Cuando dos personas se encuentran y deciden formar una pareja, cada una de ellas llega con sus procesos personales y con sus respectivos árboles genealógicos a cuestas. Al principio, durante los seis primeros meses, se mienten, se hacen promesas imposibles de cumplir, el sexo y la atracción producto de la “locura hormonal” los tiene atrapados. Más tarde tendrán que hacer frente a sus propias proyecciones…

La imagen que tenemos del mundo está heredada de nuestro árbol genealógico. Creemos que el mundo es como pensamos que es, pero cada uno de nosotros se forma una imagen diferente de la misma realidad que se corresponde con nuestra herencia genética, familiar, social y cultural. Nuestro destino está deformado por nuestra “personalidad trastornada”. Incluso se nos inculca que tenemos que ser como nuestros padres, de lo contrario seremos considerados traidores o enfermos.

 

PERDÓN Y ACEPTACIÓN UN CAMINO PARA LA PAZ INTERIOR

La liberación del pasado no sólo es posible sino también necesaria, si queremos alcanzar una salud y una armonía duraderas. Liberarnos de las lealtades sistémicas, reconociendo y aceptando lo que verdaderamente sucedió, sumado a la decisión personal de liberarnos del resentimiento con algún ofensor, nos potencia para alcanzar la paz y la libertad que requerimos para tomar decisiones sabias e independientes en nuestra vida.

Perdonar, es la renuncia a los resentimientos e indignación que ha causado una ofensa. El perdón surge de la libertad y la comprensión. No obstante, la presencia del perdón no impide la aplicación de la justicia ante el ofensor.

Se puede hablar del perdón como una liberación. De hecho, la palabra “perdón” viene de las palabras latinas “per donare”, que significan “dejar ir”, “dar por” o “dar para”. Cuando ejercemos el perdón “soltamos” a quien nos ha ofendido o nos ha hecho un mal. En griego esta etimología se entiende mejor, pues, “afesis”, palabra para perdón, significa liberación.

Asentir es ir un paso más allá del perdón y reconocer que las cosas pasaron por alguna razón, permitir que los que generaron los hechos asuman la responsabilidad por sus propias acciones, reconocer que de esas experiencias logramos un aprendizaje, para poder continuar con nuestra vida viviendo el presente.

 

EL SÍNTOMA UN ALIADO PARA SANAR TUS EMOCIONES

 

El alma no puede enfermar, porque es lo que hay perfecto en cada uno de nosotros, el alma evoluciona, aprende.

En realidad, buena parte de las enfermedades son la resistencia del cuerpo emocional y mental al alma. Cuando nuestra personalidad se resiste al designio del alma es cuando enfermamos. Un 70 por ciento de las enfermedades del ser humano vienen del campo de conciencia emocional.

Las enfermedades muchas veces proceden de emociones no procesadas, no expresadas, reprimidas. Por ejemplo el temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.

Los síntomas físicos generalmente son un mensaje de nuestro cuerpo para que realicemos cambios en nuestra conducta, comprender el funcionamiento del cuerpo humanos en su energía sutil así como el conocimiento de los nexos que existen entre la forma en que pensamos, sentimos y actuamos, nos permite identificar a través del síntoma físico la emoción verdadera que la persona no quiere reconocer, pero que subyace en su vida.

 

EL APRECIO Y GRATITUD, CAMINO PARA LA TRASFORMACIÓN

Concentrarnos en desarrollar “EL APRECIO”,  el cual es sinónimo de amor, consideración, estima, atención, afecto, cariño, respeto, valoración, crédito, amistad; es un hábito que muchos hemos perdido u olvidado convirtiendo a nuestra vida y nuestro entorno en un ambiente inhóspito por falta de atención y valoración.

Enfocarnos en los rasgos positivos de las personas, objetos y cotidianidad, hace que nuestra vida  y  las personas a nuestro alrededor florezcan y desarrollan sus talentos y habilidades.   Es bueno tener presente que no es lo mismo el aprecio que la adulación,  el aprecio es una valoración sincera y la otra no. Una procede del corazón; la otra sale de la boca. Una es altruista; la otra egoísta

Así mismo el sentimiento de gratitud está vinculado al agradecimiento, que es la acción y efecto de agradecer. Este verbo, justamente, significa sentir gratitud. Por lo tanto, el individuo que siente gratitud desea agradecer el beneficio recibido. Este agradecimiento puede expresarse de diversas formas, desde una simple manifestación verbal, una nota escrita, un obsequio material, hacer tiempo para atender a alguien, entre otras maneras. La gratitud, en definitiva, puede expresarse mediante palabras, objetos o ritos. Se trata de un sentimiento de reconocimiento hacia el prójimo o hacia la divinidad y nunca será autentica si se expresa desde la culpa, la obligación u el compromiso.

La gratitud y el aprecio son actitudes que generan una vibración de bienestar, somos seres vibratorios y nos conviene cambiar nuestra frecuencia de vibración para crear vidas más armónicas

 

LA ESCUELA, MI NIÑO Y YO

Un taller, para ayudar a tu niño con su proceso de escolarización, donde a través de las constelaciones familiares, podrás ampliar la visión  de  las dinámicas que ocurren  en  tu familia  e impactan el trabajo  escolar,  la inter-relación “Padres-Maestros”, para  que puedas ayudar a tu niño a mejorar su desempeño social y académico.

En este taller los padres comprenderán todo lo que están haciendo bien, y podrán cambiar las dinámicas que no apoyan el bienestar familiar.

Adicionalmente, aprenderemos a tender puentes entre los docentes y los padres, permitiendo que cada uno ocupe el lugar que le corresponde en el desarrollo del niño, permitiéndonos unir lo que aparentemente está separado, respetando la diversidad e individualidad de cada uno de los actores y ampliando el discernimiento e importancia de las diferentes relaciones que nos vinculan.

Cuando los padres y los maestros se acoplan, respetan y colaboran entre  si, los niños se fortalecen y su desempeño mejora.

 

HO’OPONOPONO, LAS MEMORIAS DE DOLOR Y EL PODER DE LA ORACIÓN

Es un taller donde además de comprender y experimentaras el poder de la oración, fortalecerás y aprenderás el uso del ho’oponopono, la herramientas que tienes y te ayudan a limpiar tus memorias de dolor.

Basado en frases de los libros sagrados y en el poder que nos dio el creador  para invocar su presencia, este taller está diseñado para crear un canal de comunicación directo a la fuente de la sabiduría y el amor infinito, para que aprendas a confiar y permitir el flujo del amor, el perdón  y la verdad en tu vida

MI VIDA ES MI REINO. YO LO GOBIERNO Y TENGO TODA LA RESPONSABILIDAD PARA ELLO