Constelaciones

constelación

 

Constelaciones Familiares es un tipo de Terapia Sistémica Familiar desarrollado por Bert Hellinger.  Se basa en las conexiones que cada persona tiene con su familia en una o varias generaciones,

Hellinger mostró que existe una transmisión transgeneracional de los problemas familiares que crean una cadena de destinos trágicos, las injusticias cometidas dentro del sistema familiar, así como fuera del sistema (a través de la violencia política en todas sus modalidades), pueden inconscientemente afectar la vida de sus familias con enfermedades inexplicables, depresiones, suicidios, relaciones conflictivas, trastornos físicos y psíquicos, dificultad de encontrar pareja, comportamiento conflictivo con algún miembro del sistema familiar, etc.

En una Constelación sale a la luz y se aborda el tema causante del problema presentado por el participante, en oposición a procesos que pueden durar años en otro tipo de Terapias, como el psicoanálisis.

El alcance del trabajo no se limita a la persona que ha hecho su Constelación, sino también a su sistema familiar, ya que cuando un elemento del sistema se mueve, todos se re-colocan a su vez, encontrando un mejor equilibrio. Asimismo, el trabajo de una persona en su Constelación también afecta al resto de participantes del Taller, ya que muchísimas problemáticas son comunes, en menor o mayor grado, a las del resto de participantes.

Algunos de los casos que más se dejan ver en estas terapias son:

  •  Problemas de pareja (actual, pasada, “nunca encuentro la adecuada”,…)
  •  Problemas con los hijos
  •  Problemas con los padres o hermanos
  •  Bajo rendimiento escolar
  •  Enfermedades y otros problemas físicos (cuando la causa es sistémica)
  •  Adicciones (drogas duras, tabaco, alcohol…)
  •  Problemas de relación con el sexo opuesto 
  •  Destinos difíciles (muertes prematuras, abortos, asesinatos, personas recluidas…)
  •  Abuso sexual
  •  Auto-boicoteo para no conseguir éxito económico, profesional, o personal
  •  Problemas en la empresa (ver Constelaciones Laborales y Organizacionales)
  •  Otros temas (Adopción, Estafas en Herencias, Tendencias suicidas, Anorexia, Bulimia, Problemas Sexuales…)

 

Existen dos formas de realizar la constelación familiar en la consulta privada o en grupo, estos grupos de trabajo se suelen llamar talleres de constelación.

En la consulta privada se trabaja apoyados en los figurines sistémicos o en las pisadas sistémicas, estas objetos no son más que figuras hechas de plástico, papel, madera o goma con forma de figura sólida o pisada humana, se utilizan para representar a los miembros de la familia, y a través de la comprensión del lenguaje y el campo mórfico se construye la situación que ocurre en la familia.

En los talleres o grupos se trabajan en secciones, en las que el participante trabaja algún tema conflictivo familiar, para ello escoge entre las personas del grupo, “representantes” para los miembros de su familia y los coloca, de acuerdo a la imagen interna que tiene de su familia, estos representantes o personas, asumen actitudes similares a quienes representan y manifiestan expresiones físicas semejantes al cuadro familiar real. Por una razón que actúa más allá de lo racional (campo mórfico), cuando los representantes son situados en la constelación, experimentan en sus cuerpos sensaciones y sentimientos que reflejan, de alguna manera, las emociones de las personas que interpretan.

Las evidencias que surgen durante la constelación son tan convincentes, que los asistentes entienden que la experiencia realmente es para tomar en serio. Con frecuencia, fluyen de forma simple y natural lágrimas o expresiones de amor.

Mediante esta dinámica particular, los participantes revelan una muestra de lo que está sucediendo al interior de la familia del consultante, la cual en todo el proceso permanece anónima.

Y en ambos casos la sanación o solución llega con la utilización de frases curativas y ritos de lenguaje corporal, el terapeuta orienta la dinámica y enfoca la solución. Mostrando cómo  ampliando la mirada y a través del amor, es posible sanar lo que se ha dañado. Creando una conciencia de aceptación de la realidad, orden, equilibrio y compensación.